Ozonoterapia

Ozonoterapia

"Tratamiento médico de algunas enfermedades
que se fundamenta en el empleo del ozono."

Qué es la Ozonoterapia?

El ozono para uso medicinal

Es una mezcla de oxigeno-ozono, que se logra por el paso de oxigeno puro por una descarga eléctrica de alto voltaje y alta frecuencia. Esta reacción química, realizada por un equipo especial de electromedicina, produce un gas con distintas concentraciones de ozono, acorde a la patología y el tratamiento. El gas, al entrar en contacto con el organismo produce cambios químicos terapéuticos.

Como funciona el oxigeno-ozono?

El oxígeno-ozono al entrar en la sangre reacciona con los ácidos grasos insaturados convirtiéndolos en ozónidos y luego en peróxidos. El hierro de la sangre actúa como catalítico. Esta reacción hace que la hemoglobina libere oxígeno adicional en el torrente sanguíneo, se puede comprobar por el leve aumento de la presión arterial y el descenso de la presión venosa. Por otro lado, el aumento de los peróxidos favorece la oxidación celular y fortalece el sistema inmunológico.

Por que el ozono puede curar?

El ozono cura porque mejora el metabolismo en forma integral. Por un lado, la circulación sanguínea mejora en los tejidos afectados. Por otro, el transporte de oxigeno y, por lo tanto el suministro de energía a las áreas inflamadas, es mejorado. Y también el sistema inmunológico es influenciado o estimulado de forma positiva.

Agenda tu cita!

Queremos ayudarte

Puedes prevenir enfermedades y lesiones con una revisión pronta y oportuna, no lo pienses más…

Ozonoterapia

ÁREAS DE USO

MEDICINA ESTÉTICA Y DERMATOLOGÍA

  • Lipodermitis indurativa y lipodistrofias localizadas (CELULITIS)
  • Lipomatosis
  • Acné
  • Procesos eczematosos
  • Herpes Simple y Zoster
  • Micosis
  • Quemaduras
  • Cicatrices
  • Viriasis cutánea
  • Psoriasis
  • Mucositis

DIGESTIVO

  • Hepatitis víricas (B y C)
  • Colitis ulcerosa
  • Enfermedad de Crohn
  • Fístulas perianales
  • Hemorroides
  • Proctitis
  • Ulcera gástricas
  • Estreñimiento

GERIATRÍA

  • Cansancio y fatiga crónica
  • Pérdida de memoria

NEUROLOGÍA

  • Cefalea vascular
  • Cefalea en racimo
  • Depresión
  • Migraña
  • Enfermedad de Parkinson
  • Demencia senil
  • Arterioesclerosis cerebral
  • Alzheimer

APARATO LOCOMOTOR

Artrosis (cadera, rodilla, columna,…) Artritis Reumatoide y otras artritis autoinmunes Entesitis, bursitis y tendinitis Fibromialgia reumática Hernia discal y conflictos discorradículares Estenosis de canal Síndrome del túnel carpiano y otras neuropatías periféricas Tratamiento local de procesos sépticos (osteomielitis)

Vías de Aplicación

Dada la diversidad de patologías en las que se utiliza la Ozonoterapia, la vía de aplicación dependerá del sistema que estemos tratando.

Autohemoterapia mayor: Con total asepsia se extraen, en un sistema cerrado estéril, y se tratan con ozono médico, unos 50 – 200 ml. de la sangre del paciente, que se retransfunde inmediatamente, en forma de infusión gota a gota. Usualmente dura de 10 a 15 minutos.

Autohemoterapia menor: Se extraen 10 ml de la sangre del paciente, se mezclan con 10 ml. de ozono y se inyectan por vía intramuscular.

El uso de agua ozonizada por vía rectal, elimina las toxinas acumuladas que puedan ser resistentes a la propia limpieza que significa la hidroterapia del colon. Dado su altísimo poder oxidante, se combina con los radicales libres permitiendo así su fácil eliminación. Otra de las características del Ozono es su gran poder germicida, que termina en pocos segundos con todo tipo de bacterias, virus, hongos, protozoos, etc. En su uso diluido en agua para la hidroterapia del colon, es una gran baza contra la candidiasis o cualquier otro desequilibrio de la flora intestinal. Permite la desintoxicación por acción refleja de los pulmones y las vías respiratorias, así como de los órganos encargados de la limpieza interna, hígado, vías biliares y riñones. También son notables los efectos sobre la piel, pudiendo aliviar o curar la psoriasis en muchos casos. Además oxigena el intestino, permitiendo así una notable mejoría de sus funciones específicas.

Aplicación rectal de agua ozonizada

Se introducen unos dos litros de agua que ha sido ozonizada durante unos minutos tras realizar una hidroterapia del colon, se retiene el agua durante al menos cinco minutos y luego se procede a su expulsión. El efecto es el mismo que el de la aplicación rectal local, con la ventaja de que es menos molesto para el paciente (los gases molestan más que los líquidos en el colon).

Insuflación vaginal.

Se insufla el ozono médico por vía vaginal con una sonda adecuada (30 – 50 ml.).

Aplicación rectal sistémica

Siguiendo el procedimiento anterior, la insuflación de ozono/oxígeno se realiza sobre los plexos hemorroidales que desembocan en el sistema porta y de aquí, alcanza a distribuirse a otros órganos como el hígado, páncreas, o vesícula biliar. Esta técnica se aplicará entre otras, en casos de: recuento viral de seropositivos, tumores, cáncer, y casos de hepatitis C aguda o crónica.

Aplicación rectal de agua ozonizada

Se introducen unos dos litros de agua que ha sido ozonizada durante unos minutos tras realizar una hidroterapia del colon, se retiene el agua durante al menos cinco minutos y luego se procede a su expulsión. El efecto es el mismo que el de la aplicación rectal local, con la ventaja de que es menos molesto para el paciente (los gases molestan más que los líquidos en el colon).

Insuflación vaginal.

Se insufla el ozono médico por vía vaginal con una sonda adecuada (30 – 50 ml.).

Aplicación por bolsa

Mediante la aplicación de una campana de vidrio o una bolsa de plástico que rodeará la zona a tratar. Se insufla en el interior de la bolsa una ráfaga constante de la mezcla de ozono/oxígeno en una concentración de 40 ó 42 mg de ozono/l de oxígeno en periodos cortos de 10 a 15 minutos, tres veces por semana dependiendo del tratamiento. El ozono actuará como un agente germicida local, creando un medio aerobio para virus y bacterias que son incapaces de sobrevivir en atmósferas con una elevada concentración de oxígeno. Este método es utilizado principalmente en patología vascular (gangrena instaurada, ulceraciones, cicatrización y desinfección de heridas, infecciones polimicrobianas de pacientes diabéticos, etc.).

Aplicación local invasiva

Aplicación por inyectado subcutáneo, intraarticular o intramuscular: El procedimiento consiste en inyectar a modo de infiltración pequeñas concentraciones de la mezcla ozono/oxígeno a una concentración superior a 20 mg de ozono/ l de oxígeno directamente en la zona a tratar, durante 10 sesiones. Este método se utiliza principalmente en patología osteoarticular (hernia discal).

Inyección intradérmica: Se toma el ozono en una jeringa (hasta de 50 ml.) y se inyecta intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona deseada, en porciones de 1 a 2 ml. por punto.

Inyección intramuscular: Se toma el ozono en una jeringa (20 ml.) y se inyecta muy lentamente en el músculo, con aguja intramuscular de 3 – 4 cm. Puede hacerse, inclusive, en los músculos paravertebrales.

Inyección intra-articular: Se toma el ozono en una jeringa (10 – 20 ml.)y se inyecta muy lentamente en la cápsula articular, con aguja de 4 cm.

Inyección peri-articular: Se toma el ozono en una jeringa (10 – 20 ml.) y se inyecta intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona periarticular.

Inyección intradiscal: Debe realizarse en quirófano y con amplificador de brillantez. Se emplea una aguja especial que permite penetrar el disco desde un abordaje percutáneo, y se inyecta parte del ozono (30 – 40 ml.), después de lo cual se retira hasta nivel del forámen, donde se inyecta el resto del ozono (10 – 20 ml.).